A menudo escuchamos que una buena postura es esencial para una buena salud, pero sólo somos conscientes de la mala postura cuando notamos los resultados de malos hábitos adoptados durante años. Pocas personas tienen una conciencia real de la importancia y necesidad de una buena postura.

¿Por qué es importante una buena postura?

Una buena postura ayuda a estar de pie, caminar, sentarse y acumular menos tensión en los músculos y los ligamentos de apoyo cuando nos movemos y levantamos peso. Una postura correcta:

  • Ayuda a mantener los huesos y articulaciones en la alineación correcta para que nuestros músculos funcionen perfectamente, disminuyendo el desgaste anormal de las superficies articulares que pueden producir artritis degenerativa y dolor en las articulaciones.
  • Reduce la tensión en los ligamentos que sostienen las articulaciones vertebrales, lo que minimiza la posibilidad de lesiones.
  • Permite a los músculos trabajar de manera más eficiente, lo que permite al cuerpo utilizar menos energía y así prevenir la fatiga muscular.
  • Ayuda a prevenir la tensión muscular, trastornos por sobreesfuerzo, y dolores musculares en la espalda.

Varios factores contribuyen frecuentemente a la mala postura: el estrés, la obesidad, el embarazo, los músculos posturales débiles, los músculos anormalmente estrechos y los zapatos de tacón. Además, la disminución de la flexibilidad corporal, puestos de trabajo mal acondicionados y permanecer mucho tiempo de pie también pueden contribuir a la mala colocación del cuerpo.

¿Cómo me siento bien?

  • Mantenga los pies en el suelo o en un reposapiés, si no llegan al suelo.
  • No cruce las piernas. Sus tobillos deben estar alineados con las rodillas.
  • Mantenga un pequeño espacio entre la parte posterior de las rodillas y la parte frontal del asiento.
  • Las rodillas deben estar al nivel o por debajo del nivel de las caderas.
  • Coloque el respaldo de su silla para apoyar su baja y media espalda o utilice un cojín para la espalda.
  • Relaje los hombros y mantenga los antebrazos paralelos al suelo.
  • Evite sentarse en la misma posición durante largos periodos de tiempo

¿Cuál es la postura adecuada para estar de pie?

  • Ponga su peso principalmente en las puntas de los pies.
  • Mantenga las rodillas ligeramente dobladas.
  • Mantenga los pies sobre la anchura de los hombros.
  • Deje que sus brazos cuelguen naturalmente a los lados del cuerpo.
  • Camine derecho y erguido, con los hombros hacia atrás.
  • Meta estómago.
  • Mantenga recta la cabeza. Los lóbulos de las orejas deben estar en línea con los hombros. No empuje la cabeza hacia adelante, hacia atrás o hacia un lado
  • Cambie el peso de los dedos del pie a los talones, o en un pie y luego en el otro, si tiene que estar de pie durante mucho tiempo.

¿Cuál es la posición correcta para estar tumbado?

  • Encuentre el colchón adecuado para usted. A pesar de que se suele recomendar un colchón firme, algunas personas encuentran que los colchones más blandos reducen su dolor de espalda. Su comodidad es lo principal.
  • Dormir con una almohada. Existen almohadas especiales para personas con problemas posturales derivados de dormir mal.
  • Evite dormir boca abajo.
  • Dormir de lado o boca arriba suele resultar mejor para evitar el dolor de espalda.
  • Si duerme de lado, coloque una almohada entre las piernas.
  • Si duerme boca arriba, mantenga una almohada debajo de las rodillas.

Un quiropráctico puede mejorar su postura, además de recomendarle ejercicios para fortalecer los músculos posturales centrales. También le puede ayudar con la elección de posturas adecuadas durante sus actividades, lo que permite reducir el riesgo de lesiones.

Refencia: Revista YoQuiro, julio 2014