• Los cambios de hábitos y temperaturas así como el exceso de actividad sin preparación previa son algunos de los motivos de dolor lumbar, cervical y de cabeza.
  • Entre los consejos de la AEQ (Asociación Española de Quiropráctica), para este verano destacan cuidar la postura, estirar siempre antes y después del ejercicio, no dormir boca abajo e hidratar el cuerpo con agua.

Con la llegada del verano aumenta la afluencia de pacientes con dolor de espalda a las consultas tras verse perjudicados por las actividades de las vacaciones. La práctica de deportes nuevos, cambios de cama y comida, temperaturas extremas, largos viajes sin movilidad, cargar con maletas y bultos… a menudo todos estos factores se combinan para castigar nuestra columna y arruinar los días de descanso con un intenso dolor de espalda, entre otros trastornos.

El dolor de espalda es uno de los problemas de salud más recurrentes y aunque en verano pueda agudizarse, amenaza con su presencia a lo largo de todo el año. Según datos de la OMS, afecta a casi el 20% de la población mundial. En España cada año se dan dos millones de consultas en atención primaria por esta dolencia y es la primera causa de baja laboral junto a la gripe.

Según Carlos Gevers, presidente de la Asociación Española de Quiropráctica, “los problemas de espalda suponen en la Unión Europea un 90% de las bajas laborales, así que nuestros pacientes pueden representar igualmente a esa globalidad de la sociedad. Los pacientes que nos vienen a ver con sus problemas de espalda, de cuello… notan que a través de los ajustes quiroprácticos pueden mejorar además en otros aspectos de su salud”.

¡No descuides tu salud este verano! Ven y ajústate!