Cada vez vivimos más, y más personas cada año entran en la categoría de personas de más de 85 años, incluyendo más personas que viven 100 años o más; de hecho esta última categoría es la subpoblación que más crece entre la gente mayor.

Al mismo tiempo, la investigación muestra que tener buenos genes es solo una parte de la receta para la longevidad. De hecho, muchos investigadores piensan que las condiciones crónicas no son una consecuencia inevitable del envejecimiento, sino el resultado de elecciones de estilo de vida que podemos decidir no seguir.

Entonces, ¿Cuál es el secreto de los centenarios? Los expertos recomiendan lo siguiente:

Ten una actitud positiva

Tener una actitud positiva es clave parece ser clave para vivir más y con mayor calidad de vida y salud. Las emociones positivas podrían influir directamente sobre la salud, sea por mecanismos directos como el sistema inmune, o indirectos como tener una red de apoyo social fuerte.

Estimula tu mente

Muchos de los centenarios pueden aprovechar oportunidades de las que no han podido disfrutar de más jóvenes, aprenden a tocar un instrumento, escriben, viajan… Aparte, pueden considerar tener actividad mentalmente estimulante como hacer crucigramas, sudokus o aprender un nuevo idioma.

Limita el estrés y sigue en contacto con los demás

Protege tu salud mental y física gestionando el estrés en el trabajo y en casa. El sentido del humor, la meditación, el ejercicio físico y el optimismo son buenas formas de reducir el estrés y aliviar la tensión de forma natural.

Sigue en contacto con tu familia y amigos. Los que mantienen una red social envejecen mejor. El contacto social nos anima a cuidarnos más y a buscar atención médica en caso de tener síntomas de algo potencialmente serio. Los amigos nos ayudan a pasar por los momentos difíciles de nuestras vidas y tienen un efecto positivo sobre nuestro ánimo y autoestima.

Aprovecha tus genes

Buenas costumbres acerca de tu salud ayudarán a tus genes a hacerte vivir más y mejor. Puedes hasta compensar “malos genes” con tu estilo de vida saludable, de la misma forma que puedes estropear buenos genes si tienes malas costumbres. Fumar y beber en exceso, por ejemplo, aumentan el riesgo de padecer muchas enfermedades crónicas. A medida que te haces mayor, asegúrate de hacerte chequeos médicos regulares.

Ayuda a tu cuerpo con el ejercicio físico

Busca formas divertidas de mantenerte en forma, como bailar, trabajar en la huerta, nadar, caminar… incluye ejercicios de fuerza o
resistencia en tu programa, con el consejo de un profesional, para mantener tu masa muscular. Más tejido muscular quema más calorías, reduce el riesgo cardiovascular y el riesgo de romperte la cadera en caso de caída. Para los adultos, un mínimo de 30 minutos de actividad física moderada cada día es recomendable.

Haz elecciones saludables para tu alimentación

Lo que comes y bebes, y lo que no, puede hacer una gran diferencia en tu salud. Para evitar coger peso excesivo y mantenerte saludable, cuida lo que comes. Elige alimentos que tienen el mayor valor nutricional y las menos calorías posibles. Los alimentos procesados suelen tener más calorías y menos nutrientes. Prefiere alimentos integrales y biológicos como frutas, verduras, cereales integrales, grasas “buenas”, frutos secos, legumbres y fuentes sanas de proteínas (carne blanca, pescado y huevos camperos).

Elige un buen profesional de salud y bienestar

Un buen profesional tendría que:

  • Conocer y apoyar todas las formas de cuidado, y conocer varios enfoques para el beneficio del paciente para ofrecerle el cuidado más efectivo y seguro, tanto en tratamiento como en prevención, o referirle al profesional más adecuado.
  • Enfatizar en la prevención y el bienestar global.
  • Enseñar hábitos saludables.
  • Implicar al paciente en las decisiones sobre su salud y cuidado.
  • Animar a los pacientes a hacerse responsables de su salud.

La quiropráctica puede ayudar

Los quiroprácticos están formados para examinar y cuidar a las personas como un todo, centrándose en el sistema nervioso y musculo-esquelético, y con un enfoque especial en el bienestar y la prevención.

Referencias