No, rotundamente no. El quiropráctico realiza ajustes manuales específicos (ajustes) de las vértebras y diferentes articulaciones con el fin de que estas normalicen su funcionamiento y no produzcan interferencias en la función del sistema nervioso. Esto nada tiene que ver con los movimientos manuales realizados sobre la piel o músculos conocidos como masaje.