La esencia de la quiropráctica es la prevención. Muchos problemas de salud en la vida adulta tienen raíz en la infancia. La mejor razón para recibir cuidado quiropráctico es para evitar tener problemas en vez de intentar curarles una vez que aparezcan. El cuidado quiropráctico es la mejor inversión que se puede hacer por la salud de nuestros niños.