No sólo pueden sino además, deberían. Las necesidades particulares de esos colectivos y la importancia de que gocen de óptima salud hace del cuidado quiropráctico una opción especialmente recomendable para ancianos, niños y mujeres embarazadas como método no sólo curativo como preventivo.