No, los ajustes no son agresivos, al contrario de los fármacos, no invaden el organismo con ningún agente químico o biológico externo. Es posible que después de los primeros ajustes, la persona tenga sensación de agujetas, somnolencia u otras manifestaciones del proceso de curación que se ha puesto en marcha.