Los quiroprácticos son expertos en el cuidado de la columna vertebral, y la relación que esta tiene con el resto del cuerpo. Muchos pacientes acuden con dolor de espalda, pero debido al efecto sobre el sistema nervioso producido por el tratamiento quiropráctico, cualquier afectación neuro-musculoesquelética (dolor de rodilla, codo, hombro, cefalea,…) puede verse beneficiada.

La quiropráctica trata de buscar la mejor versión de ti mismo, de modo que si quieres mejorar tu salud, la quiropráctica está indicada para ti.