La Quiropráctica

La quiropráctica cuida de tu sistema nervioso para que tu organismo funcione de la mejor manera posible. Pueden beneficiarse desde personas sanas que optan por ella como un método preventivo, hasta personas con problemas de salud que buscan mejorar su calidad de vida.

¿Qué es?

AEQ Definición oficial

(Asociación Española de Quiropráctica)

La quiropráctica es la profesión sanitaria de primer contacto que se encarga del diagnóstico, tratamiento y prevención de las alteraciones mecánicas de la columna vertebral en particular y del sistema neuro-musculo-esquelético en general.

El quiropráctico corrige las disfunciones articulares, llamadas subluxaciones vertebrales, que pueden impedir la homeostasis del cuerpo y provocar enfermedades y dolencias.

Se enfoca en la relación entre el sistema nervioso, los otros sistemas del cuerpo y la salud. Trabaja de manera natural, sin el uso de fármacos ni cirugía.

La filosofía de la quiropráctica se basa en la existencia de una inteligencia innata que gobierna el cuerpo y controla la capacidad reguladora inherente del cuerpo de curarse a sí mismo y de mantenerse en buena salud.

ACC

(Association of Chiropractic Colleges)

La Quiropráctica es la disciplina sanitaria que enfatiza la capacidad regeneradora inherente del cuerpo humano de curarse a sí mismo sin el uso de fármacos ni cirugía. La Quiropráctica se basa en la relación entre estructura (centrada en la columna vertebral) y función (coordinada por el sistema nervioso), y en cómo esta relación afecta a la conservación y restitución de la salud.

Otras

La quiropráctica es una disciplina de la salud para prevenir, diagnosticar y tratar trastornos del sistema neuromusculoesquelético fundamentalmente con las manos y sin el uso de drogas o cirugías.
La Quiropráctica parte de la base de que el cuerpo es capaz de sanarse solo, siempre y cuando el sistema nervioso tenga un funcionamiento adecuado, sin interferencias ni pinzamientos. No trata enfermedades, contempla el cuerpo humano desde un punto de vista holístico. El quiropráctico, utiliza la palabra “subluxación” para hacer referencia a estas interferencias en el sistema nervioso. Puede ocurrir que estas subluxaciones tengan su causa en algún factor físico como caídas, accidentes, malas posturas; químico como llevar una mala dieta o consumo bajo o insuficiente de agua, abuso de medicamentos etc….

También influyen los factores mentales como el estrés personal, laboral etc…que llega a causar tensiones musculares y con ello desplazar articulaciones.

Una subluxación puede hacer fallar la comunicación entre el cerebro, los tejidos y órganos del cuerpo, lo que a su vez causa malestar, dolor e incluso puede derivar en alguna enfermedad crónica consecuencia del mal funcionamiento de dichos tejidos y órganos. Para tratar estas subluxaciones, el quiropráctico utilizará sus manos o instrumentos adecuados para realizar el ajuste que se requiera, gran parte de las veces sobre la columna vertebral debido a su importancia en el sistema nervioso central.

La subluxación / El ajuste

La subluxación

El cerebro controla todas las funciones del organismo a través de una extensa red de comunicación: el sistema nervioso, que llega a cada órgano, cada célula del cuerpo. Es lo que permite que tu cuerpo funcione de manera armoniosa en cada momento y mantenga su estado natural de salud. Este aparato delicado e increíblemente complejo está protegido por los huesos del cráneo y de la columna vertebral, eje central del sistema locomotor. Desde ahí se ramifican una infinidad de redes nerviosas que llegan a cada parte de tu cuerpo para que esta inteligencia innata pueda expresarse en su totalidad y mantenerte vivo y sano.

Por una serie de factores que se van acumulando a lo largo de la vida, este sistema puede perder su capacidad para funcionar. Cuando esto ocurre, produce cierto grado de interferencias sobre el sistema nervioso, que entonces ve limitada su capacidad para organizar el trabajo del organismo y mantener un óptimo nivel de salud. Este fenómeno es lo que llamamos el complejo de subluxación vertebral.

El ajuste

El ajuste es un movimiento suave, preciso y totalmente indoloro que realiza su quiropráctico en su columna dirigido a corregir la subluxación vertebral.

El ajuste es totalmente diferente a si lo recibe una embarazada, un recién nacido o una persona mayor, pero el objetivo siempre es el mismo: Liberar las interferencias del sistema nervioso para maximizar el potencial humano a todos los niveles.

Existen más de 200 técnicas de ajuste.

¿Para quién?

La quiropráctica está dirigida a todas aquellas familias que quieran tener un cuidado natural de la salud, potenciando la recuperación si es el caso y optimización de la salud para los demás. Por lo tanto, va dirigida a recién nacidos, adultos y personas de la 3ª edad, independientemente de su condición física o psíquica.

Todos podemos beneficiarnos de la Quiropráctica. Desde personas sanas que optan por éste como un método preventivo, hasta personas con patologías crónicas u otros problemas orgánicos que ven en la quiropráctica la manera de optimizar el funcionamiento del sistema nervioso para mejorar su calidad de vida.

Los más jóvenes que despiertan a la vida, los adolescentes sometidos a cambios constantes, los adultos con un ritmo de vida intenso, y hasta los mayores que desean mejorar su calidad de vida. Cualquier persona puede beneficiarse de ella.

Porque la Quiropráctica es una apuesta por el bienestar y la calidad de vida de toda la familia.

Para la mujer embarazada

Un parto más llevadero

La mujer embarazada presenta habitualmente constantes molestias en las articulaciones de la zona lumbar y pélvica y fastidiosos dolores de espalda debido a los continuos cambios posturales de su columna.

 Con los ajustes vertebrales, antes y durante el embarazo, la embarazada consigue una columna vertebral más flexible y dinámica, y mejora su bienestar durante estos meses.

Después del parto, el cuidado quiropráctico se hace imprescindible para lograr una completa recuperación.

Para los niños

La mejor inversión

Ningún padre duda en llevar a sus hijos a revisiones periódicas para asegurar su salud dental u oftalmológica. Y sin embargo, nos olvidamos del buen funcionamiento de la columna vertebral y del sistema nervioso, que son la mejor garantía del bienestar de nuestros hijos.

La columna de un niño puede sufrir en el momento del parto. Más tarde, desde temprana edad, los niños se incorporan a las exigencias de una vida rápida: clases, actividades extraescolares, madrugones, deberes etc…las pesadas mochilas, el uso del ordenador, las largas horas sentados estudiando y hasta las caídas aparentemente inocentes en sus juegos pueden tener consecuencias en su columna.

Llevar a nuestros hijos periódicamente al quiropráctico es la mejor inversión para su bienestar.

Para los deportistas

Mantenerse en forma

Practicar deporte exige de nosotros el cien por cien de nuestro potencial. Con cualquiera que sea nuestra afición deportiva, nuestra columna vertebral va a estar sometida a un esfuerzo extra, por lo que debemos asegurarnos de que funciona correctamente.

El deporte como complemento de la Quiropráctica, y ésta como complemento del primero, son dos buenas herramientas para aquellos que apuestan por su salud.

Quiropráctica deportiva, tiene como resultado la mejora y el rendimiento de los atletas, y la prevención de lesiones, ya que mejora íntegramente el funcionamiento del organismo.

Muchos deportistas, tanto amateurs como profesionales, no competirían sin ser primero ajustados por su quiropráctico, porque no esperan a estar lesionados o enfermos, sino que desean tener su cuerpo a punto constantemente.

Para los mayores

Poniendo más vida a sus años

Envejecer no es algo novedoso en los tiempos que corren. Envejecer saludablemente sí.
Someterse a cuidados quiroprácticos regulares es apostar por una vejez saludable, llena de vitalidad, de ánimo y de bienestar.

Bajo los cuidados de un quiropráctico, asegurará la flexibilidad de sus articulaciones y ayudará a mejorar la función de su organismo.
Porque hay una gran diferencia entre “ir tirando” y disfrutar de una vida de calidad. Porque no se trata de vivir por vivir, sino de vivir con plenitud.

Para los trabajadores

Sentirse activo

El día a día del trabajador exige un cuerpo que responda, que cumpla con la agenda, que salve con éxito la actividad.
Para los que realizan un trabajo que exige esfuerzo físico, la Quiropráctica les ofrece un método para equilibrar el cuerpo. Para los que se dedican a una actividad intelectual, el ajuste vertebral les ayudará a liberar sus tensiones.

Para los que se ven inmersos en un mundo que gira a una velocidad que no es la suya, encontrarán en la quiropráctica el interruptor que les permitirá frenar el tren o bajarse a tiempo.
En cualquier situación laboral, el cuidado quiropráctico nos ayudará a mantenernos altamente activos.

Formación / situación

La formación de los quiroprácticos es universitaria, equivalente a una licenciatura en España. La carrera quiropráctica tiene una duración de 5 años académicos (el número de cursos académicos varía según los países), lo que equivale a unas 5.500 horas lectivas.

En la mayoría de países el Quiropráctico ejerce como facultativo de atención primaria, pudiendo diagnosticar, consultar o determinar si el paciente debe seguir tratamiento médico en vez de o al mismo tiempo que quiropráctico, y en su caso referirle a otros facultativos.

Desafortunadamente, en la actualidad España no reconoce la profesión quiropráctica como sanitaria. Desde la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ) se está trabajando conjuntamente para obtener su reconocimiento. Asegúrese ponerse en manos de un Quiropráctico debidamente cualificado entrando en www.quiropractca-aeq.com

En España ya se cuentan con 2 Centros Universitarios de estudios de Quiropráctica: