La Quiropráctica

La quiropráctica cuida de tu sistema nervioso para que tu organismo funcione de la mejor manera posible. Pueden beneficiarse desde personas sanas que optan por ella como un método preventivo, hasta personas con problemas de salud que buscan mejorar su calidad de vida.

¿Qué es?

OMS Definición oficial

(Organización Mundial de la Salud)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la quiropráctica como la profesión sanitaria encargada del diagnóstico, tratamiento y prevención de las alteraciones mecánicas del sistema musculosquelético; y del efecto de estas sobre la función del sistema nervioso y la salud general. La quiropráctica enfatiza en el tratamiento manual, lo que incluye ajustes vertebrales, articulares y manipulación de tejidos blandos.

La quiropráctica se basa en ayudar al cuerpo a funcionar en su estado óptimo. El sistema nervioso, que controla todas las funciones del organismo, está protegido por la columna vertebral y el cráneo. Los distintos tipos de estrés de la vida diaria (físicos, psíquicos, químicos) pueden producir desequilibrios entre la columna vertebral, tejidos, y el sistema nervioso. Estas alteraciones producen interferencias en la comunicación normal y adecuada entre sistema nervioso y el resto del cuerpo.  Mediante el ajuste quiropráctico se eliminan estas interferencias de modo que la comunicación/señales nerviosas entre el sistema nervioso y el resto del organismo sean más adecuadas y efectivas.

Disfunción articular / El ajuste

Disfunción articular

Las disfunciones articulares localizadas por la quiropráctica son alteraciones biomecánicas de la columna vertebral (debidas a distintos estresores) que producen efectos lesivos sobre la función neurológica y la integración de estímulos. En el análisis quiropráctico se buscan dichas alteraciones mediante la palpación manual, que producen cambios en patrones propioceptivos y a su vez afectan de forma negativa a la retroalimentación adecuada entre tejido esquelético y neural; con su consiguiente efecto en la salud general. Estas alteraciones biomecánicas se denominan disfunciones somáticas segmentales (articulares).

Estas alteraciones articulares y neurológicas dan lugar a varios estados de afectación de nervios, propiocepción, reflejos, afectación neurodistrófica, etc. y por ende la capacidad de funcionamiento del organismo se ve disminuida (orgánica y funcionalmente).

El ajuste

El tratamiento quiropráctico se centra en el ajuste vertebral. Este se caracteriza por la aplicación de una fuerza dinámica de alta velocidad y baja amplitud, causando una deformación mecánica de la región espinal y los tejidos circundantes, lo que produce una respuesta neuromecánica y efectos terapéuticos.

El ajuste quiropráctico permite que el sistema nervioso funcione de forma adecuada, permitiendo optimizar las funciones del organismo.

Las personas que acuden al quiropráctico suelen sentir una mejora en su calidad de vida. Además de aliviar el dolor, los pacientes pueden dormir mejor, reducir el estrés, mejorar la actividad cerebral y potenciar las ganas de estar activo y practicar ejercicio.

¿Para quién?

La quiropráctica está dirigida a todas aquellas familias que quieran cuidar de su salud, potenciando la recuperación si es el caso y optimización de la salud para los demás. Por lo tanto, va dirigida a recién nacidos, adultos y personas de la 3ª edad, independientemente de su condición física o psíquica.

Todos podemos beneficiarnos de la quiropráctica. Desde personas sanas que optan por ésta como un método preventivo, hasta personas con patologías crónicas u otros problemas orgánicos que ven en la quiropráctica la manera de optimizar el funcionamiento del sistema nervioso para mejorar su calidad de vida.

Los más jóvenes que despiertan a la vida, los adolescentes sometidos a cambios constantes, los adultos con un ritmo de vida intenso, y hasta los mayores que desean mejorar su calidad de vida. Cualquier persona puede beneficiarse de ella.

Porque la Quiropráctica es una apuesta por el bienestar y la calidad de vida de toda la familia.

Para la mujer embarazada

Un parto más llevadero

La mujer embarazada presenta habitualmente constantes molestias en las articulaciones de la zona lumbar y pélvica y fastidiosos dolores de espalda debido a los continuos cambios posturales de su columna.

 Con los ajustes vertebrales, antes y durante el embarazo, la embarazada consigue una columna vertebral más flexible y dinámica, y mejora su bienestar durante estos meses.

Después del parto, el cuidado quiropráctico se hace imprescindible para lograr una completa recuperación.

Para los niños

La mejor inversión

Ningún padre duda en llevar a sus hijos a revisiones periódicas para asegurar su salud dental u oftalmológica. Y sin embargo, nos olvidamos del buen funcionamiento de la columna vertebral y del sistema nervioso, que son la mejor garantía del bienestar de nuestros hijos.

La columna de un niño puede sufrir en el momento del parto. Más tarde, desde temprana edad, los niños se incorporan a las exigencias de una vida rápida: clases, actividades extraescolares, madrugones, deberes etc…las pesadas mochilas, el uso del ordenador, las largas horas sentados estudiando y hasta las caídas aparentemente inocentes en sus juegos pueden tener consecuencias en su columna.

Llevar a nuestros hijos periódicamente al quiropráctico es la mejor inversión para su bienestar.

Para los deportistas

Mantenerse en forma

Practicar deporte exige de nosotros el cien por cien de nuestro potencial. Con cualquiera que sea nuestra afición deportiva, nuestra columna vertebral va a estar sometida a un esfuerzo extra, por lo que debemos asegurarnos de que funciona correctamente.

El deporte como complemento de la quiropráctica, y ésta como complemento del primero, son dos buenas herramientas para aquellos que apuestan por su salud.

La quiropráctica deportiva tiene como resultado la mejora y el rendimiento de los atletas, y la prevención de lesiones, ya que mejora íntegramente el funcionamiento del organismo.

Muchos deportistas, tanto amateurs como profesionales, no competirían sin ser primero ajustados por su quiropráctico, porque no esperan a estar lesionados o enfermos, sino que desean tener su cuerpo a punto constantemente.

El quiropráctico a cargo de Centro Quiropráctico Pamplona, está actualmente cursando el Máster en la especialidad deportiva impartido y reconocido mundialmente por International Federation of Sports Chiropractic (FICS). Además, y debido a su amor por la fisiología y el ejercicio, se mantiene constantemente actualizado mediante cursos, seminarios y literatura científica sobre las últimas estrategias de recuperación, prevención y tratamiento de lesiones relacionadas con la práctica deportiva.

Para los mayores

Poniendo más vida a sus años

Envejecer no es algo novedoso en los tiempos que corren. Envejecer saludablemente sí.

Someterse a cuidados quiroprácticos regulares es apostar por una vejez saludable, llena de vitalidad, de ánimo y de bienestar.

Bajo los cuidados de un quiropráctico, asegurará la flexibilidad de sus articulaciones y ayudará a mejorar la función de su organismo.

Porque hay una gran diferencia entre “ir tirando” y disfrutar de una vida de calidad. Porque no se trata de vivir por vivir, sino de vivir con plenitud.

Para los trabajadores

Sentirse activo

El día a día del trabajador exige un cuerpo que responda, que cumpla con la agenda, que salve con éxito la actividad.

Para los que realizan un trabajo que exige esfuerzo físico, la Quiropráctica les ofrece un método para equilibrar el cuerpo. Para los que se dedican a una actividad intelectual, el ajuste vertebral les ayudará a liberar sus tensiones.

Para los que se ven inmersos en un mundo que gira a una velocidad que no es la suya, encontrarán en la quiropráctica el interruptor que les permitirá frenar el tren o bajarse a tiempo.

En cualquier situación laboral, el cuidado quiropráctico nos ayudará a mantenernos altamente activos.

Formación / Situación

La formación de los quiroprácticos es universitaria, equivalente a una licenciatura en España. La carrera quiropráctica tiene una duración de 5 años académicos (el número de cursos académicos varía según los países), lo que equivale a unas 5.500 horas lectivas.

En la mayoría de países el Quiropráctico ejerce como facultativo de atención primaria, pudiendo diagnosticar, consultar o determinar si el paciente debe seguir tratamiento médico en vez de o al mismo tiempo que quiropráctico, y en su caso referirle a otros facultativos.

Desafortunadamente, en la actualidad España no reconoce la profesión quiropráctica como sanitaria. Desde la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ) se está trabajando conjuntamente para obtener su reconocimiento. Asegúrese ponerse en manos de un Quiropráctico debidamente cualificado entrando en www.quiropractca-aeq.com

En España ya se cuentan con 2 Centros Universitarios de estudios de Quiropráctica: