Actualmente el dolor de espalda es un problema global en términos de discapacidad y costes financieros, suponiendo una gran carga tanto para el individuo que lo padece como para la sociedad.  El dolor de espalda puede comenzar durante la infancia o la adolescencia y por lo tanto, es importante no ignorar a las poblaciones más jóvenes e identificar los factores de la vida temprana que predisponen a padecer dolor de espalda en la vida posterior, ya que esto ayudará a reconocer a las poblaciones de riesgo y a formar futuras estrategias de prevención. Se sabe que la prevención del dolor de espalda en la adolescencia podría ayudar a prevenir su aparición en la edad adulta, y por ende todas las consecuencias que acarrea (1).

Actualmente el dolor lumbar es una preocupación creciente entre los jóvenes, ya que el 40% de los jóvenes de entre 9 y 18 años de todo el mundo afirman haber tenido dolor lumbar. En el ámbito académico, se estima que es responsable de la pérdida de días de clase y de problemas de sueño en el 20% y el 50% de los niños, respectivamente. (2)

Pero, ¿cuáles son los posibles factores de riesgo y los posibles desencadenantes del dolor de espalda en la infancia y la juventud?. Las posibles variables bidireccionales incluyen el índice de masa corporal (IMC), la resistencia y la flexibilidad muscular, la postura, la actividad física y el trabajo, el tiempo de pantalla, el sueño inadecuado, el transporte de bolsas/mochilas, el tabaquismo, las enfermedades y los factores psicosociales.

Estos son los principales factores de riesgo (1):

  • Actividad física y trabajo: ciertos tipos de trabajo, como el trabajo manual, y los niveles vigorosos o elevados de actividad física pueden estar asociados al dolor de espalda.
  • Postura de la columna vertebral y postura al sentarse: una postura vertebral anormal y determinadas posiciones al sentarse están asociadas al dolor de espalda.
  • Sueño: existe una asociación positiva entre el dolor de espalda y el sueño insuficiente.
  • Flexibilidad: al analizar la flexibilidad muscular como factor de riesgo del dolor de espalda, se ha encontrado una asociación positiva con la disminución de la flexibilidad de los isquiotibiales o los cuádriceps y el dolor de espalda.
  • Tiempo de pantalla: la evidencia es aún inconsistente sobre los riesgos que pueda producir el aumento de tiempo de pantalla p (teléfono, tablet, televisión, ordenador) sobre el dolor de espalda, con algunos estudios evidenciando la relación entre ambos, y otros no.
  • Resistencia muscular: las personas con poca resistencia muscular en la espalda presentan una asociación positiva con el dolor de espalda, de modo que una musculatura débil es un factor de riesgo importante en la aparición del dolor de espalda.

En las fechas que nos acontecen, como en todo mes de septiembre, tanto padres y madres como estudiantes afrontan el comienzo del curso académico. Esto supone un cambio con respecto a los hábitos vacacionales y retomar así las rutinas del día a día. Al estrés mental que pueda suponer para el estudiante y familia esta vuelta, hay que sumarle un factor no menos importante y que tendrá un efecto considerable y durante un largo periodo de tiempo en la espalda de los alumnos: cargar con el peso de una (o más) mochilas y/o bolsas durante largos periodos de tiempo. Por ello, y como centro quiropráctico encargado de velar por una salud espinal y general adecuada, realizaremos una revisión sobre cómo nos afecta en la columna vertebral este hábito.

El peso de las mochilas de los jóvenes ha aumentado en las dos últimas décadas, lo que ha suscitado la preocupación de los médicos y los padres por los posibles efectos perjudiciales en la salud de sus hijos. Esto es preocupante porque la lumbalgia a una edad temprana juega un papel importante en el desarrollo de la misma en la edad adulta.

La carga repetitiva de la columna lumbar aumenta el riesgo de sufrir un dolor lumbar debido a las lesiones acumulativas o por uso excesivo de los tejidos de la columna. Las mochilas constituyen una carga “ocupacional” diaria considerable para los estudiantes; además las mochilas se llevan a menudo durante actividades repetitivas o prolongadas de la vida diaria, como estar de pie, caminar, trotar y subir escaleras. En tales condiciones, las cargas de la columna vertebral aumentan considerablemente. Las exigencias mecánicas añadidas de la carga de la mochila en la parte inferior de la espalda alteran la respuesta y el reclutamiento de los músculos del tronco (por ejemplo, implicando la coactivación de otros grupos musculares) debido a la fatiga muscular y/o la inestabilidad de la columna vertebral (2).

¿Qué efectos tiene el peso de la mochila en la columna vertebral?

El estrés físico de la mochila afecta a la deformación de los discos lumbares (es decir, L1-L2, L4-L5 y L5-S1) con una asociación positiva entre la carga y la deformación. Específicamente, una carga de mochila de ~4 kg, en relación con la condición sin carga, causa una disminución de ~13% en la altura de la región anterior del disco intervertebral entre los niveles L5-S1; con lo que además las alteraciones de la postura lumbar inducidas por la mochila afectan negativamente a la capacidad de reposicionamiento de esta región de la columna.

Si como es común, no solamente cargamos la mochila a la espalda, sino que añadimos movimiento, los efectos son sumatorios. Durante la marcha, la inclinación del tronco hacia delante aumenta de 4,84° a 19,80° al aumentar el peso de la mochila del 10% al 20% del peso corporal de la persona que la transporta. Además, se ha informado de que la inclinación del tronco hacia delante inducida por la mochila durante la marcha aumenta no sólo por el incremento del peso de la mochila, sino también por el aumento del ritmo y la distancia de la marcha. Llevar la mochila sobre un hombro provocaba una cinemática del tronco asimétrica, principalmente debido a desviaciones en el plano coronal.

Por ejemplo, si la mochila se coloca en posición anterior (parte delantera del tronco) con su centro de masa situado en el nivel vertebral T7, se produce un aumento de la inclinación pélvica hacia atrás (5,5°). Cuando se coloca en la parte posterior del tronco, con el centro de masa de la mochila a la altura de T7, T12 y L3, se produce un  aumento de 6,0°, 5,4° y 3,3° en la flexión de la columna lumbar inferior, respectivamente (2).

La pérdida de altura del disco intervertebral en la porción anterior mencionada previamente, produce a su vez cambios en las curvaturas fisiológicas de la columna. Se ha visto (2) que produce un aplanamiento de la lordosis lumbar (curva normal lumbar), además de disminuir la actividad de los músculos extensores y el aumento de la actividad de los abdominales.

Todo esto produce que la mecánica anormal de la zona lumbar, incluidas las fuerzas y deformaciones excesivas, irriten directa e indirectamente las terminaciones nerviosas sensibles al dolor en los tejidos provocando el dolor lumbar.

Dolor de espalda y mochilas niños Pamplona

¿Todos los tipos de mochila producen los mismos efectos?

El tipo de mochila también influye en el dolor lumbar de los estudiantes. La mochila de dos correas es el diseño más ergonómico siendo las de una sola correa y las de mano las que provocan más tensión y esfuerzo en los músculos de la espalda debido a la distribución desequilibrada de la carga entre los hombros y llevar la mochila sobre un hombro en lugar de sobre ambos hombros también aumenta el riesgo de dolor lumbar debido a la desviación postural. Las mochilas con ruedas también contribuyen al dolor lumbar debido a los cambios de postura inadecuados durante su uso (3).

Finalmente, es importante saber que la carga de la mochila no afecta únicamente a las vértebras y sus articulaciones, sino que las alteraciones posturales resultantes de la carga postural o las posturas de trabajo alteran la actividad muscular. Principalmente: los músculos erectores de la columna vertebral, por su función estratégica para la estabilidad durante la carga y el movimiento, y los músculos trapecios por su sensibilidad a los cambios de carga en la espalda.

El efecto de carga de la mochila es significativamente fatigable en los músculos erectores espinales de la región lumbar de los niños; siendo consistente con el diseño estructural de las vértebras lumbares como el componente más grande y fuerte de la columna vertebral, optimizadas para el soporte estructural de cargas. Por ello, y a colación de otro de los factores de riesgo mencionados previamente, existe un efecto significativo del IMC sobre la carga soportada por los niños. Esto produce una disminución en la actividad muscular, aumentado la fatiga muscular a medida que aumenta el IMC. Esto es importante debido al actual aumento de los niveles de obesidad entre los niños, que supone importantes riesgos para la salud general y de la columna vertebral (4).

De esta manera, tras toda la información expuesta en los párrafos anteriores, les animamos a acudir a Centro  Quiropráctico Pamplona. El cuidado de nuestros menores y seres queridos es primordial, tanto en la actualidad como en el futuro, ya que serán ellos quienes lo creen. Por ello, y debido al potencial que la quiropráctica brinda a la salud, evitemos los dolores de espalda que pueden generar malestar y pérdidas de rendimiento físico y mental, dotemos a los estudiantes de las herramientas adecuadas y evitemos los baches del trayecto; el trayecto de su vida, que comienza ahora que se están formando, y por el que debemos apostar con todas nuestras fuerzas. Juntos podemos mejorar y avanzar, como familias y como personas. Gracias por confiar en nosotros, y sobre todo, gracias por dar el paso hacia un estilo de vida saludable, un estilo de vida quiropráctico.

Referencias:

1- Beynon AM, Hebert JJ, Lebouef-Yde C, Walker BF. Potential risk factors and triggers for back pain in children and young adults. A scoping review, part I: incident and episodic back pain. Chiropr Man Therap. 2019 Nov 19;27:58.

2-Suri C, Shojaei I, Bazrgari B. Effects of School Backpacks on Spine Biomechanics During Daily Activities: A Narrative Review of Literature. Hum Factors. 2020 Sep;62(6):909-918.

3-Amyra Natasha A, Ahmad Syukri A, Siti Nor Diana MK, Ima-Nirwana S, Chin KY. The association between backpack use and low back pain among pre-university students: A pilot study. J Taibah Univ Med Sci. 2017 Jul 24;13(2):205-209.

4-Adeyemi AJ, Rohani JM, Rani MR. Interaction of body mass index and age in muscular activities among backpack carrying male schoolchildren. Work. 2015;52(3):677-86.